martes, noviembre 29, 2005

Reflexiones 2

Nuevamente, mi respuesta al segundo comentario de Pedropiojoso se ha vuelto tan extensa que me he visto obligado a publicarla como un nuevo post. Sé que a la mayoría le incomodará tener que seguir este intercambio de conceptos, a los efectos de poder comprender cada párrafo. No obstante, si tienen tiempo para hacerlo, se los recomiendo, en caso contrario, sería aconsejable que se concentren en otros post.


Creo que está clarísimo que yo no creo todo lo que veo en la televisión, de eso mismo se trata el artículo original. Hago esta aclaración porque, una y otra vez, usted me ha recriminado estar creyendo todo lo que veo en la TV.

Usted sostiene que la televisión no tiene tanta influencia, yo creo que tiene muchísima. Para empezar, hoy en día, poca gente tiene hábito de lectura, esto significa que los libros contribuirán en una forma bastante limitada al desarrollo de la hegemonía ideológica o a la contracultura.

Actualmente hay un hecho muy claro: Bush fue reelecto. En cualquier otro país, salvo Polonia y algún otro que me pueda estar olvidando, hubiese perdido. ¿A qué apunto con esto? En USA la propaganda oficial tiene que haber tenido un muy buen efecto, puesto que los norteamericanos mayoritariamente apoyaron a Bush (pese a lo alevoso que eran sus engaños), esta misma propaganda no dio tan buenos resultados en otras naciones.

El caso de Argentina es muy peculiar, muy extremo, es uno de los países más antinorteamericanos del mundo. Cuando digo que no todo empieza y termina en Argentina quiero significar que, en otros países, hay un pensamiento menos crítico sobre el imperialismo (más allá de que, en el caso puntal de Irak, la opinión internacional haya estado masivamente en contra). No en todos los países creen que USA sea un país saqueador y opresor.

Las películas de Hollywood pueden no alcanzar para convencer a los Argentinos de que USA es un país abocado a la luchar por la democracia a escala mundial (aunque quizás sí alcance para convencer a algunos de nuestro ciudadanos de lo malvados que eran los comunistas), pero en otros países el efecto es mayor (en especial en USA mismo, que es la opinión publica que más interesa manipular).

Usted menciona otras armas que tiene USA y sostiene que son más poderosas que la televisión. Yo no sé si son más poderosas, pero estoy convencido de que los medios de comunicación juegan un rol clave. No daría igual que se difunda o no tal o cual película o programa. Desde la época del Tercer Reich se ha comprendido la importancia de los medios de comunicación como medio para construir hegemonía ideológica, y los gobiernos (supuestamente democráticos) del resto del mundo han tendido a copiar las refinadas metodologías nazis para influenciar a las masas, pues debo aclarar que de eso estoy hablando y no de influenciar a un par de intelectuales como usted o yo.

Deseo recomendarle, a los efectos de que pueda profundizar la comprensión de la línea de análisis a la que adhiero (sobre este tema), los siguientes libros:

“Vigilar y Castigar” Michel Focault.

“Para leer al pato Donald: comunicación de masa y colonialismo” Ariel Dorfman y Armand Mattelart

“Ética y política” Erich Fromm

“El miedo a la libertad” Erich Fromm

“Formas de alienación en la sociedad burguesa” Ezequiel Ander Egg

Con respecto a la liberación de la mujer, yo reconozco que se han hecho grandes progresos en ese campo, sin embargo, Argentina aún no está tan avanzada (del mismo modo en que tampoco Italia, por ejemplo, lo está en relación a los países escandinavos). Usted sostiene que, hoy en día, ninguna mujer va a la universidad con la expectativa de conquistar allí a su futuro marido. Mire, yo en ningún momento dije que fuera algo de lo más común, pero sí creo que hay algo de eso. Cuando uno camina por algunas universidades y por algunas carreras (la cosa cambia mucho a partir de estos dos aspectos), en Argentina, se ven cantidad de chicas muuuuuy bien arregladas, casi como si estuvieran en una fiesta o en una discoteca. Usted puede sostener que esto no significa que vayan a la universidad para conquistar a un profesional, en vez de ir con la intención de recibirse. La verdad es que ninguno de los dos puede demostrar esto fehacientemente, se trata solo de impresiones diferentes que tenemos. Yo he tenido la posibilidad de comparar esto que observo en Argentina con la experiencia Europea. Creame que allí no se ven a las universitarias tan arregladas, y tiene mucho sentido, puesto que a la universidad van a estudiar. Cuando van a la discoteca, ahí sí se arreglan. Esto tiene mucho sentido porque, al fin y al cabo, los hombres argentinos no se cargan toda la pinta para ir a cursar, por qué habrían de hacerlo las mujeres.

No me diga que es porque radica en la naturaleza de la mujer el hecho de ser coquetas, pues con ese argumento también sostienen muchos que está en la naturaleza de la mujer querer tener hijos, querer casarse, querer tener una pareja estable y qué se yo cuantas otras paparruchadas. Yo repudio rotundamente esta concepción, pues creo firmemente que no hay tal diferencia fisiológica que separe al hombre de la mujer. Las conductas diferentes que observamos en los géneros son un producto esencialmente cultural, que cambiará inevitablemente, como una y otra vez han cambiado los valores de la humanidad. La historia está en permanente movimiento y los avances materiales fuerzan la transformación (gradual o revolucionaria) de los valores imperantes.

Cuando hablo de que la mujer y el hombre aún no están en una relación de igualdad, hablo de cosas que usted no puede ignorar.

La primera y más notable es que, incluso en los países donde la luchas feministas han tenido mayor éxito, los salarios de las mujeres siguen siendo (en promedio) menores a los de los hombres.

¿Por qué razón vemos, en múltiples programas de TV, a mujeres semidesnudas en el fondo de la pantalla? ¿Qué rol cumplen? Creo que están simplemente para agradar a los televidentes masculinos, y eso me parece una cuestión sexista, puesto que nunca vemos hombres semidesnudos cumpliendo similar rol pasivo o hasta decorativo.

¿Por qué, cuando una mujer coje con los hombres que se le da la gana, es llamada puta? ¿Por qué puta significa prostituta, mientras que puto significa homosexual? Evidentemente nuestro lenguaje refleja lo que nuestra sociedad reprime: a los homosexuales y a las mujeres que, a su manera, también estarían adoptando una conducta sexual “indebida”. Es cierto, hoy no se queman a las “brujas”, pero evidentemente se las sigue reprimiendo.

Todo lo que he mencionado para mí se resume como “sociedad sexista”, y si me pregunta qué es lo que yo desearía al respeto, pues bien, deseo derrumbar esos valores. Lisa y llanamente.

Quiero hacer una aclaración, la existencia de esta sociedad sexista no surge de un escenario en el que las todas las mujeres quieren modificar esta cultura, pero los hombres se lo impiden por la fuerza. Es evidente que, esta forma de sociedad es sostenida tanto por hombres machistas como por mujeres igualmente machistas. Esto se observa en los valores que una madre suele transmitir a sus hijos, ella deseará ver a su hijo como un “supermacho” y no como un “pusilánime”, este triste hecho releja que, para bailar tango, hacen falta dos. Lo vemos también en lo que muchas mujeres suelen esperar del hombre como pareja. Yo sé que las generalizaciones son perversas (yo no digo que todas las mujeres sean así), pero es así como lo percibo y, lo que a mí me gustaría sería poder generalizar la conducta opuesta (es decir, la de la libertad sexual y la igualdad de derechos entre los géneros).

Usted me dirá: pero si en Argentina actualmente hay una promiscuidad tremenda. Yo le diré que nuevamente está mirando las cosas desde un argentinocentrismo, puesto que la promiscuidad (que no me parece algo malo, pues ya me veo venir un comment criticando que yo condene la promiscuidad) actual puede ser alta comparada el pasado nacional, pero no lo es en comparación con el norte de Europa. Argentina no es tan retrógrada en su sexualidad como algunos países de África o de Medio Oriente, pero tampoco es el país más moderno de todos. Si usted no iba a hacer el planteo enunciado en este párrafo, disculpe que me haya querido anticipar.

Sobre el tema de la sexualidad debo recomendarle “Historia de la sexualidad” de Michel Focault.

Sobre la influencia que tienen las películas de acción sobre la violencia en una sociedad debo decir que me ha vuelto a malinterpretar, puesto que menciona una contradicción (sin aclarar en dónde radica) inexistente. Primero voy a aclararlo en términos abstractos. Digamos que tenemos la variable X y que la A ejerce una influencia negativa sobre X Ceteris paribus, un aumento de A debería generar una disminución de X. Pero, cuando agregamos otras variables, cambia nuestro análisis. Agreguemos las variables B y C, digamos que tienen un efecto positivo sobre X (es decir, a mayor B o C, mayor X). Ahora ya no sabemos en qué sentido se moverá X, puesto que no sabemos qué es lo que tiene más peso: el aumento de A (relación -) o el aumento del término B+C (con relación +). Si A* es la variación de A, y así sucesivamente agregamos asteriscos a las variables para significar variación, tendremos la siguiente fórmula: X*=+B*+C*-A*. Donde X* será la variación total de la violencia en ese país. Bueno, obviamente, A sería el cine de acción, mientras que B y C son los otros factores que enumeré (entre otros tantos que también influirán: la pobreza, la marginación, etc…). Pero reconozco que la relación que yo he postulado entre A y X es muy polémica y contrasta con lo que comúnmente se piensa. Quizás algún día deba rever esta postura a la luz de mayores conocimientos de psicología.

Normalmente creo que las palabras son la mejor forma de expresar las cosas, es el medio de expresión con el que me siento más cómodo. Sin embargo, hay gente (en particular economistas) que se pierden en un mar de palabras y prefieren las fórmulas. Lo que he hecho en el párrafo anterior es simplemente expresar asuntos sociológicos con el estilo de un economista, algo que ciertamente me parece horrible, aunque quizás le sirva para entender lo que he expresado inicialmente en el artículo “Reflexiones”.

Finalmente, en lo que respecta a los artistas, es cierto que ponerlos a todos en una misma bolsa es un tanto injusto. Hay y hubo artistas muy comprometidos con las grandes luchas y que han aportado mucho a la contracultura desde la comunicación de masas, por momentos, quizás más que los intelectuales (cuyos libros parecen tener cada vez menos lectores, lamentablemente).

Veamos por ejemplo el caso de Víctor Jara, asesinado presuntamente el 11 de septiembre de 1973 por los hombres de Pinochet. Obviamente, si se hubiese dedicado a usar su talento musical para cantar cosas como “No puedo vivir sin tu amor”, seguramente no lo hubiesen matado. Sucede que, cuando uno trata de comprender los procesos que se desarrollan, debe concentrarse en aquello que es predominante y no en la excepción, pues si damos vueltas en torno a ésta, finalmente no podremos comprender nada.

Creo que este debate, en gran medida, se origina por interpretaciones erróneas de mis párrafos. Yo me esfuerzo en exponer mis ideas con la mayor claridad posible, puesto que las ambigüedades dan margen a todo, pero evidentemente el texto tiene sus limitaciones (así como también ventajas) a la hora de transmitir ideas.

5 comentarios:

pedropiojoso dijo...

Como le va Bauer?Bueno espero esta vez no generar un nuevo post,que incomode a los demás bloggers...
Me parece que en este post ,logró afilar el lápiz y aclarar ciertas cosas,generadas a la vez por mí "crítica".
Hay que recordar que toda esta cadena de posts, surgió del artículo "Falsos ídolos" y que de ahi proviene esta discusión que paso de hablar de idolatría a un texto "antinorteamericano"...sentimiento que (naturalmente?) no repudio en lo más mínimo,si no que comparto...pero sin llegar a la exageración (en mi opinión claro está) de creer que la televisión y el cine son culpables de muchas cosas que pasan y peor que la única televisión y cine que existe es el que viene del país del norte.
Acusa a los Estados Unidos de manipular a los demas países con un sistema Audio/Video,para ,imponer su hegemonía...la acusación es totalmete válida, pero de ninguna manera creo que lo hayan logrado, o lo estén logrando.
Si el arma Audio/video funcionara no podría usted decir lo siguiente " ...Bush fue reelecto. En cualquier otro país, salvo Polonia y algún otro que me pueda estar olvidando, hubiese perdido".
Si tiene sentido decir el "efecto es mayor en norteamerica",pero vuelvo a repetir, la tv y el cine es un método mínimo para controlar a la gente...tal vez tenga razón ,hablo todo desde una perspectiva argentinísima, desde abajo, desde el culo del mundo.Tal vez algún día tenga la suerte de conocer culturas diferentes a la nuestra...Pero si conozco el "interior" de la Argentina, vivo en el interior, y estudio una universidad del interior, y le aseguro que las mujeres no van a cursar para ir a una "discoteca".
Yo critiqué esa concepción ,no era necesario que haga planteos tan extensos ni que se "adelante" a lo que yo podría decir...que por otro lado demuestra lo que piensa de mí.
Creo que la contradicción está mas que clara:
" Bueno, la reflexión que hice acerca del ejercicio de la violencia no apuntaba a que, al aumentar el consumo de películas de acción vaya a disminuir, de hecho, la violencia que se desarrolla en una sociedad determinada”(¿?)
Mas adelante agrega :… “es un tema sumamente polémico la intepretación acerca de la naturaleza de esta influencia, yo sostengo que es negativa (más cine violento, más agresividad apaciguada), pero la postura más común es la contraria”
Apuntó al lugar donde no quería apuntar...

Bueno tal vez todas mis actitudes críticas vienen dadas por que yo crecí viendo televisión...películas y series norteamericanas por doquier y no creo no ser violento por haber visto tantas series, ni haberme comido el cuento del "tío Rico" de Ronald Mc Donald,ni de Disney...
Verdaderamente creí estar hablando con un economista al leer cuestiones sociológicas desde una simple fórmula matemática y para colmo con variables "ceteris paribus" (o sea variables que no varian)...suerte que después vino la aclaración!
Bien,el debate no se originó por una mala interpretación , tal vez si por que ustes no pudo plasmar todo lo que pensaba (gracias a la ambiguedad y vaguedad de las palabras),pero creo que si leemos todos los posts hay ideas que se fueron acomodando a las criticas (¿?) que fui haciendo...a su favor digo que es facíl criticar(lo),y tal vez fui escribiendo con cierto tipo de brutalidad,por lo que pido perdón.
Todas este debate ,seguramente se origina en que debemos provenir de generaciones distintas, tal vez por eso veamos por ejemplo el tema de la sexualidad desde diferentes puntos de vista.
Me dió mucha gracia la oración en la que usted dice : "…influenciar a un par de intelectuales como usted o yo"… bajo ningún punto de vista creo ser un intelectual, ni nada de eso ( y si lo fuera no me tildaría de tal)...gracias por los libros que me recomienda, de todos solamente tuve la suerte de leer los de Michael FOUCALT ,no“FUCAULT”(no podía dejar de decirlo, por mi espíritu de critica!)...

Anónimo dijo...

ni Michael FOUCALT, ni FUCAULT. Es Michel Foucault.

pedropiojoso dijo...

Es verdad...jej.

Lightbringer dijo...

Quisiera agregar algunos puntos a lo que pedropiosjoso ha establecido en relación al tema que nos ocupa.

Es así, en efecto, que nos encontramos con varias lógicas que no se completan, o que al tratar completarse, se anulan.

Esta refelxión abstracta quiere servir de introducción a una serie de consideraciones que me vinieron a la mente a medida que leía sobre la idoneidad de los sistemas corporativos para generar subjetividades determinadas - por factores previstos -. Es así que una gran parte del gobierno norteamericano soñó con poder administrar las masas de la democracia a través de la propaganda "goebbels" pero curiosamente lo que logró fue una confirmación de las personalidades agresivas (un aumento de la agresividad en los sujetos que ya por sí eran agresivos) y una indiferencia en los individuos que ya tenían una posición tomada sobre el intervencionismo de los EE.UU en la guerra.

Ahora bien, parecería ser que si en las democracias modernas el control debiera ser total - debido a la jaula de hierro - , o sea, las acciones previstas deberían producir los efectos queridos, no podría entenderse la cantidad de traspies que generan las administraciones a medida que se verticalizan y generan sistemas de conocimiento indirecto. Estos sistemas fallan en captar el sentido de los enunciados como fallan los sujetos en entender unívocamente los símbolos - hablando con vocabulario pasado de moda pero que me es útil a la argumentación ;) -. Es curioso que ha medida que más se enroscan los anillos de la serpiente, más se le escapan las presas de sus espirales.

¿Por qué? ¿Hacia dónde? ¿Cómo? Mi mente está turbia, quiero ser más puntual y escribir con más habilidad pero me siento en la cárcel de mis actuales facultades de expresión. Son tan limitadas que solo sirven para confundir y para generar sobre mí los silencios de la censura.

Pero no puedo sino seguir pensando y dando vuelta sobre la perspectiva que parece haber quedado como conclusión del debate. En efecto la conclusión que parece más evidente es que sólo una disponibilidad inmediata del sujeto de poder sobre los sujetos apoderados puede permitir una fluidez lo suficientemente fuerte como para generar la verdadera dominación.

Sintetizando, uno puede oponerse - como bien ha dicho el señor pedropiojoso - al Pato Donald pero no podrá oponerse seriamente a la política de promoción inmediata que haya hecho MacDonald para vender sus productos. Eso significa que una o dos semanas tendremos que escuchar por parte de nuestros amigos decir "vamos al macdonald" - sí especialmente en un pueblo o 'ciudad' del interior -. Con objetivos claros, una organización descentralizada y un sistema de franquicias universal McDonald y los Testigos de Jehová han encontrado el paraíso de las corporaciones, disponibilidad y centralización.

¿Pero a qué costo? Un Mcdonald que tenga los precios de su franquicia en un estado con inflación se convierte en un lujo y por ende en una opción prohibitibamente excluyente, limitando la cantidad de clientes y perdiendo preciosos billetes.

Por el lado de los testigos de Jehová, tienen que enfrentar todo lo que una organización dogmática debe enfrentar: ser periferia, porque en el momento en que son centro, serán cuestionados por las periferias. Periferias tan crudas como los mismos testigos lo son al catolicismo.

En síntesis, me parece que las corporaciones - de cualquier tipo - construyen sus subjetividades y que esas subjetividades entran en conflicto entre sí y que incluyen y excluyen a individuos que al mismo tiempo producen parte de las subjetividades contemporáneas. siendo así, es más probable decir que el proceso de elección y libertad no es histórico y determinado - eso es, por haber producido un sentido estoy obligado a permanecer en él- sino maleable cambiante y peligrosamente indeterminado.

Por eso son peligrosas las grandes estructuras burocráticas, porque captan parte de los sentidos que generan las poblaciones sobre las que actúan, pero esa captación es una negación de los otros. Y la negación de sentido no es más que el fanatismo, el genocidio y el suicidio.

Hasta la vista.

El que trae la luz

Anónimo dijo...

zoketes...